Bodas

.
Si habéis llegado hasta aquí es porque buscáis algo fresco, natural y lejos de lo tradicional.

.

Antes de nada, gracias por dedicarme parte de vuestro valioso tiempo, por leer estas líneas y por conocerme un poquito más. Prometo que no os llevará mucho y responderá a la mayoría de vuestras preguntas.

Debo deciros que, si “solo queréis unas poquitas fotos”, si “no queréis ni preboda ni baile, solo la ceremonia” o si “solicitáis información para bodas y presupuesto”, me temo que no soy la persona adecuada para vuestra boda, no soy quien estáis buscando.

Me gustaría hablaros brevemente sobre mi forma de trabajar. La fotografía es mi pasión, en cierta forma es el amor de mi vida, y desde hace tiempo busco conocer a mis parejas de una forma mucho más personal. Todos tenéis una historia preciosa a vuestras espaldas que me encantara conocer. Tengo que confesaros que soy una romántica, me pirran las historias de amor y me encanta aún más poder contarlas.

No concibo el participar en un día tan especial como una extraña, es un día demasiado importante para eso. Comprenderos y conoceros como personas es imprescindible para mí, saber cómo os conocisteis, lo primero que pensasteis al veros el uno al otro, ver el cariño que sentís al miraros…. De esta manera soy capaz de dar lo mejor de mí, y transmitir a la perfección todos los sentimientos y emociones del momento.

Cada pareja sois únicos y vuestra boda también. Puedo garantizaros que esto marca la diferencia en el resultado final.

 

 

VUESTRA BODA, VUESTRO MOMENTO

 

Decidir quién será la persona encargada de guardar vuestros recuerdos es una tarea complicada, por eso quiero contaros cuál es el proceso que yo sigo con mis parejas de principio a fin.

Me gusta conoceros, tomarme un café con vosotros para que me contéis todas y cada una de las cosas que estáis preparando para el gran día, todas vuestras ideas, cada mínimo detalle es importante y lo pensáis con gran mimo. Pero… ¿y si estamos demasiado lejos? No os preocupéis, por suerte hoy en día eso ya no es un problema. Nos tomaremos un “café virtual ” bien por Skype o cualquier medio que nos permita charlar tranquilamente. Si finalmente decidís que sea yo quien contará vuestra historia, firmaremos un contrato con todos los detalles importantes para ambas partes.

Poco a poco se irá acercando vuestra fecha, así que unos meses antes planearemos juntos vuestra sesión preboda, cuándo y dónde vosotros queráis. ¿No nos decidimos por un solo sitio?, ¿tenemos varías ideas geniales y diferentes?, ¿que…? Estupendo, ¡cuanto más siempre mejor!

.

La sesión preboda es altamente recomendable para que así podáis relajaros y disfrutar al máximo de vuestra boda. Sirven para poder conocernos mejor a nivel fotográfico y personal, que perdáis el miedo de “hacerse fotos” de cara al gran día, y por supuesto para que tengáis un bonito recuerdo juntos.

¡No renunciéis a ella!

.

.

Días antes de la boda buscaremos el momento para hacer el planning del día B: direcciones, horarios y todo lo necesario a tener en cuenta. Desde la organización, decoración, otros proveedores, etc. La mayoría de las veces toda esta información ya me la habréis contado con anterioridad. Una vez más, cada pequeño detalle es importante.

.

¡Y ya habrá llegado el GRAN DÍA!

.

La función comienza con vuestros preparativos. Porque sí, ambos sois importantes, ambos os ponéis nerviosos y ambos os emocionáis. ¿Por qué va a tener fotos solo uno de vosotros, si sois dos? ¡Tu pareja quiere ver cómo te preparaste, igual que tú! Siempre os recomiendo que os cambiéis en el hotel si es posible, las habitaciones son más amplias y luminosas, habrá menos tráfico de familiares/amigos, y en general estaréis más relajados. Esta parte es una de mis favoritas, además de la primera toma de contacto con vuestras familias. Ellos se quedan con mi cara y nombre, y ya no soy una intrusa desconocida para ellos.

Mar + Sergio, Cantabria 2015

En ocasiones, alguno de vosotros prefiere que no fotografíe sus preparativos: tiempo, nervios, demasiada gente… Se trata de una decisión muy personal. Aunque me permito daros un pequeño consejo: que la vergüenza no os haga perderos ese momento, tanto a vosotros como a vuestra otra mitad.

Quiero y procuro pasar desapercibida en todo momento. No uso flash durante el día a no ser que sea estrictamente necesario, excepto a la hora de las fotos de grupo con vuestras familias y durante la fiesta, cuando empieza la locura. Me encanta trabajar con luz natural, captar el momento tal cual fue y no provocar ningún tipo de distracción.

Durante la comida me retiro y os dejo vuestro espacio, es una celebración familiar y requiere intimidad. Como invitada en bodas siempre he aborrecido el momento en que el fotógrafo se dedicaba a hacer fotos a todos y cada uno de los invitado/parejas, mesa por mesa, para luego venderlas por separado. Es algo que no comparto, creo que todas las fotos de vuestro día, son y serán vuestras.

.

” Quiero contar vuestro día desde los ojos de un invitado más.”.

.

Aprovecho ese tiempo mientras coméis para revisar el trabajo realizado hasta el momento, comer, despejar la mente, hacer copias de segurdad y reponer fuerzas para lo que se avecina. Volveréis a verme a la carga en cada sorpresa, cuando llegue la tarta, durante los regalos y todo lo que aún estará por llegar. Es un día único y pasará volando, así que debéis preocuparos únicamente de disfrutarlo.

.

¡Llega el momento de BAILAR!

Durante la fiesta me quedaré al menos una hora, pero lo cierto es que no miro el reloj. Sigo el ritmo de vuestra fiesta, confieso que a veces incluso se me van los pies con la música, ¡es uno de los momentos más divertidos de las bodas! Y todas esas imágenes que pidan vuestros invitados junto con las fotos de grupos de familia estarán colgadas en la galería privada de la boda para que todos puedan descargárselas, compartirlas y usarlas con total libertad. ¡Esas fotos también son parte de vuestro día!

Y cuando llego a casa, doble copia de seguridad por si las moscas, ¡y a descansar!

.

.

 

¿NOS VEMOS?

 

Espero haber sido capaz de transmitiros mi manera de ver y sentir la fotografía de boda.

Es un día completo y cada momento es irrepetible, sin disecciones. Es por eso que ofrezco esta tarifa:

.

Cobertura completa del día de vuestra Boda, desde los preparativos hasta el baile.

Entrega mínima de 700 fotografías tanto a color como en blanco y negro.

Galería on-line privada durante un año con vuestras fotografías para su libre descarga.

USB con vuestras fotos en alta calidad y sin marcas de agua.

.

¡Escribidme y contádmelo todo!

 

Habladme de vosotros, cuándo y cómo os conocisteis. Quiero saber cómo y dónde será vuestro gran día, hasta el último detalle… Todo aquello que consideréis importante de vuestro gran día, pero sobretodo conoceros como personas.

Realizo un número limitado de bodas al año, por lo que si mi trabajo os ha hecho sentir algo especial, no os demoréis en poneros en contacto conmigo. No dejéis la elección de vuestro fotógrafo para el final, os aseguro que es un error. Tener que deciros ” Me temo que tengo vuestra fecha ocupada “ es algo que me entristece muchísimo.

Nadie debería quedarse sin los recuerdos de un día tan importante.

.

Estoy deseando conoceros.

.


Los precios pueden variar sin previo aviso. No esperes y reserva ya para obtener los precios actuales. IVA incluido. Desplazamiento incluido para la zona de Bizkaia Cantabria, para otras localidades consultar suplemento. No se devolverá el importe si se desea cancelar una sesión. Sara Cuesta Fotografía mantiene la titularidad, Autoría y Propiedad Legal Intelectual, e Industrial de todas las imágenes, así como el derecho a utilizarlas con fines promocionales (web, blog, redes sociales, concursos, exposiciones, etc).